Piñera y el régimen le suman represión a la pandemia.

Más allá de su anuncio en “el marco de sus facultades constitucionales” que Piñera, el presidente con la aprobación más baja de la historia, el responsable de decenas de muertos y miles heridos por la represión, esté al frente de la crisis sanitaria que representa el COVID-19 es un dato preocupante.

¿Los responsables de la catástrofe pueden garantizar una solución?

Piñera, luego de profundizar al máximo la situación de crisis del país del 18 de octubre a esta parte, es el principal responsable de que nuestro país sea de los peores en relación a la propagación del COVID-19 no solo en el continente sino en el mundo. En parte, la explosión social que protagonizamos, fue por la destrucción del sistema público de salud, por la desatención de las mayorías para garantizar la acumulación de ganancias de un pequeño puñado de la población.

Es decir, el virus es un problema y un peligro real para millones, pero si ha avanzado y puso al país al borde de la “catástrofe” es porque el régimen político heredado de la dictadura ha dejado tierra arrazada dispuesta para que esto suceda. Por esto mismo nos negamos a opinar que las medidas que disponen, esencialmente enfocadas en la represión y el control social, puedan servir para prevenir un contagio masivo y mucho menos creemos en que las medidas dispuestas estén al servicio de garantizar lo que desde siempre han desmantelado: la salud de millones de chilenos y chilenas.

Esto para nada significa que no creamos que hay que tomar medidas, sin ir más lejos hemos propuesto un plan de emergencia de 12 puntos que dan una respuesta integral a la crisis sanitaria comenzando por el reparto masivo y gratuito de elementos de prevención, poniendo el conjunto del sistema de salud (publico y privado) bajo la utilidad pública y con la gestión de un Comité de Emergencia donde los y las trabajadoras tengan un papel dirigente.


Tal vez te interese: 12 Medidas de Emergencia, nuestra salud vale más que sus ganancias.


Pero la salida del gobierno tiene otras motivaciones, vuelve a poner en las calles una institución repudiada por la población y ¡con razón! Por solo tomar un ejemplo de los últimos tiempos son los que intentaron sofocar nuestra voz frente a la revuelta, ¿Los que nos vienen violentando sistemáticamente y ahora resulta que nos van a cuidar?

¿Represión y control social o autoorganización democrática de los y las trabajadoras y el pueblo?

El Estado de Catástrofe decretado por el gobierno le otorga facultades represivas extraordinarias que pretende utilizar para aislar y separar a la población, esto se combina con la obligación de miles de trabajadores y trabajadoras en todo el país para seguir concurriendo a sus empleos, sin medidas de seguridad ni sanidad alguna, exponiéndolos al virus.

De la única forma que sabe hacerlo, a punta de pistola, Piñera pretende desmontar lo que el pueblo ha logrado construir durante todos estos meses de participación activa y auto autoorganización. Confiamos mucho más en la fuerza organizada de nuestro pueblo que en el fusil clasista de los milicos, creemos en la participación en las decisiones sobre como cuidarnos, poniendo en el centro a millones de trabajadoras y trabajadores, de pobladoras y pobladores y es en ese sentido proponemos avanzar, es por eso que apoyamos los reclamos que se vienen generando en múltiples sectores de la clase obrera, desde la minería hasta el comercio. Nuestra salud está por sobre sus ganancias, paralizar las labores productivas y exigir medidas sanitarias para el 99% es fundamental, si vamos a huelga que lo decida la autoorganización de las y los trabajadores.

Quienes en estos momentos, como lo hicieron durante los momentos más álgidos de la movilización popular, insisten en respetar los mecanismos institucionales y llaman a una especie de “unidad nacional” con los responsables del desastre no son otra más que cómplices de la indefensión de nuestro pueblo. 

Desde el Movimiento Anticapitalista seguiremos insistiendo con la propuesta que venimos levantado y entendemos responde de manera global e integral al problema urgente y también a los problemas de fondo que son las causas para llegar al momento en el que estamos.



En los próximos días compartiremos contenidos en este sentido, para colaborar con el desarrollo de la auto organización de nuestro pueblo y, por eso mismo, en su cuidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *